El regreso más esperado de todos los tiempos

Marta Vélez 07-05-2008

James

Summercase Barcelona 2008

El de James fue uno de los regresos más esperados de los últimos tiempos, así que poder verles en directo tras tanto tiempo el julio pasado en Barcelona durante el festival Summercase generó mucha expectación. Y no defraudaron, muy al contrario, demostraron que no han vuelto, como otros tantos , por llenar la cuenta corriente, sino que siguen disfrutando tocando como si fuesen debutantes, con una ilusión y un entusiasmo admirables.

Y por suerte no sólo regresan para tocar sus ya clásicos temas, sino que han tenido la valentía de sacar un más que digno nuevo disco. Para presentar éste, de nombre “Hey Ya” (2008), siete años después de “Pleased to meet you” , regresaron a una Barcelona que abarrotó Razzmatazz para verles de nuevo.
El concierto, dentro del marco del “leave and impresión” organizado por Ballantines realmente era de los que efectivamente iba a dejar huella en los asistentes, y eso se palpaba desde antes incluso de empezar.

James surgieron con el post-punk a primeros de los 80 y tras un lento despegue, despuntaron con el sonido Manchester y destacaron en el brit-pop de los 90. Grabaron discos de una sensibilidad especial, desde su primer gran éxito, “Gold Mother” (1990), a su perfecta despedida, “Pleased To Meet You” (01), intentando estar siempre un paso más allá de los demás grupos británicos. La carrera en solitario de líder y compositor dio lugar a una forzosa despedida que por suerte hemos visto que sólo fue una necesaria reflexión para volver con más fuerza.

James comenzaron el concierto con el carismático Tim Booth, bola de discoteca en mano, mientras entonaba “Top o the World”. Ligeros problemas de sonido que se mitigaron ya en la segunda canción, la primera coreada por el público, “Born of frustation” con Tim y su grito de guerra a lo indio. Elementos de cuerda y la característica trompeta aparecieron para “Senorita”, de su último trabajo a al vez que los contorsionistas movimientos de su líder.

La noche siguió el patrón de alternar temas de “Hey Ya”, para nada un disco menor sino fresco siguiendo la línea de los anteriores, con sus composiciones más míticas: “Ring the bells” con un final multiinstrumental o “Home”. Las canciones nuevas ganan enteros en directo, y con cada éxito la sala se encendía. “She’s a star” fue coreada hasta al extenuación, y Tim Booth con su megáfono en “Sound” y sobre todo con “Tomorrow” convirtió Razzmatazz en una fiesta del pop con mayúsculas.

Y para el bis no podía faltar “Getting away with it”, además del tema que da nombre a su último álbum. Y aún faltaba un hit, además de alguno que necesariamente se quedó en el tintero, para cerrar la noche: “Sometimes”, que sonó especialmente bien y fue un perfecto broche con un público entregadísimo cantando “… Sometimes, when I look in your eyes I can see your soul…” una y otra vez. Posiblemente el concierto hubiera tenido un perfecto final así, pero sonó “Laid” para acabar, aunque se de modo tímido, ya que abajo se seguía coreando “Sometimes”.

Una gran noche, un perfecto lunes para comenzar la semana con energías y sobre todo un concierto muy emotivo. Ganas de más dejaron los de Manchester y sobre todo la sensación de que han vuelto para quedarse. Sólo ver la cara de Tim Booth mirando fijamente desde el escenario , casi con lágrimas en los ojos, disfrutando de lo que logran transmitir hace ver que realmente como mejor se sienten es tocando. Ojalá muchos años más, y esperemos con el mismo entusiasmo.

Comentaris

Encara no hi ha comentaris. Fes el primer!

L'enquesta

Carregant...

Em critiques?

Fas un concert i t'agradaria que un dels nostres crítics vingués a escoltar-lo? Omple el formulari!