Entre primaveras

Marta Vélez 03-10-2009

Girls + Times New Viking + Swanton Bombs
La [2] Apolo, Barcelona

Los organizadores del Primavera Sound (mi festival favorito) siguen mejorando en esto de no dejarnos mucho tiempo con el mono de concierto de calidad y han organizado un triple cartel de lujo llamado "Entre primaveras" para que la espera no se nos haga tan larga.

La excusa era presentar la próxima edición del Primavera Club, que este año contará, entre muchos otros, con A Place To Bury Strangers, Devendra Banhart o The Ladybug Transistor, que ya tocaron (y me encantaron!) en la primera edición de 2006. Al igual que la cita ivernal, este aperitivo de "entre Primaveras" se celebra tanto en Madrid como en Barcelona.

No llegué a ver al dúo británico Swanton Bombs, no porque fuera pronto, al revés, empezaba más tarde de medianoche, sino porque teníamos otra cita musical en el LePop bar, dentro del Hotel Meridien (donde se hospedan Wilco cuando vienen, para más señas). Evripides, griego afincado en Barcelona junto a Abrevadero, que pudimos ver en el Primavera Sound 2008, daban un pequeño recital con piano y demás bártulos en la sala del bar. Mal sonido, muy malo, una pena, pero unas cuantas buenas versiones y bastante humor hicieron que mereciera la pena estar allí.

LLegamos a la [2] del Apolo cuando la sala estaba ya casi a tope. Normal, dada la circunstancia de que la entrada era gratis para los poseedores de la tarjeta-abono del Primavera Sound 09, que serían la mayoría de los presentes. Nos situamos entre la masa, nada fácil, justo antes de que salieran al escenario Times New Viking, el trío de Ohio formado por Jared Phillips (guitarra), Adam Elliott (batería/voz) y Beth Murphy (teclados/voz), a los que sólo conocía por ser uno de los grupos favoritos de Yo La Tengo. O al menos eso dijeron en aquel íntimo concierto en el Apolo, "The Freeweeng Show", donde hablaban entre canción y canción y eran preguntados por el públco. Y de hecho hace poco leí que en su vídeo "Nothing to Hide" del nuevo disco "Popular Songs" han contado con Times New Viking para "suplantarles". Así que el grupo, de su mismo sello, Matador, se transmutan en Ira, Georgia y James para dar un concierto en una pequeña tienda de discos.

Los de Ohio presentaban su cuarto álbum, "Born Again Revisited", del que yo sólo había hecho alguna escucha rápida en su myspace y en el Spotify, lo reconozco, y más por mera curiosidad que por otra cosa. Efectivamente, tienen en ese pop distorsionado el nexo de unión con Yo La Tengo, pero una baja calidad en las grabaciones, así que esa etiqueta de lo-fi indie rock (low fidelity), a lo Vivian Girls, les viene que ni pintado. En la [2] demostraron que poner las guitarras tan cerca de los amplificdores es lo que tiene, y para ser sólo 3 realmente hacen mucho, mucho ruido. Adam (batería y cantante) y Beth (teclados y voz) a ratos sonaban pasados de vueltas, a ratos más lúcidos. Ella empezó cantando fatal pero acabó pareciendo PJ Harvey, curiosa distorsión. Sólo distinguí el single "No Time, No Hope", y comprobamos una vez más que esto del noise es para disfrutar en directo. Dudo mucho que me dé por escucharlos de nuevo en casa, pero de lo que no dudo es de volver a ver a los de Ohio si se tercia la ocasión. Para mí lo mejor fue el último tema, un trallazo instrumental de apenas medio minuto a modo de resumen. Brutal.


Tras algún que otro problema para entrar tras el cambio de instrumentos, conseguí que me dejaran pasar (no como a otros, a los que mandaron a la 1). Girls, que al contrario del nombre, son sólo hombres, fueron unos de los grupos revelación de la última edición del Primavera Sound, a los que yo no vi en esa ocasión. Los de San Francisco presentaban de nuevo su disco de debut, pop-indie californiano con toques setenteros. Imposible no quedarse con la imagen del conjunto, su líder Christopher Owens en medio, con camiseta de la segunda equipación de hace unas temporadas del Barça, muy propio. El pelo revuelto, una mezcla entre hippies y grunge que por desgracia para los que los preferimos limpitos parece volver, esperemos sólo en las camisas de cuadros y no en el pelo grasiento.

En fin, con un aspecto un tanto desastrado tanto él como el resto del grupo, enseguida nos olvidamos de eso y nos centramos en sus temas, pequeñas maravillas que en directo no desmerecen. Temas sobre las drogas o la soledad...y sobre ambas en conjunto. Por lo que he leído, no ha tenido precisamente una vida fácil, lo que hace de él un tipo curioso y da a su música inevitablemente unos matices distintos. Con padres miembros de la secta Niños de Dios, como el malogrado River Phoenix, en su vida se han mezclado desde siempre las drogas, de las que sin ningún tipo de pudor hace apología e incluso leit motiv de su música. Fue un show corto en el que no llegaron ni a tocar su "Album" (¡si, se titula así!) entero, pero sí algún nuevo tema y versiones. No pude ni apuntar el set list, aprisionada como estaba, así que no recuerdo el orden, pero sonaron "Ghost Mouth", "Lust for life", el primer y luminoso tema del álbum y "Laura". Hubo unos cuantos momentos álgidos, especialmente cuando tocaron "‘Hellhole Ratrace" y gran parte de la sala empezó a cantar con ellos, o la cañera " Big Bad Mean Motherfucker". Con un sonido con toques clásicos, atemporales, pero a la vez muy contemporáneos y heterogéneos, creo que habrá que hacerle un seguimiento, a mí al menos me gustaron bastante, y por la reacción general creo que no fui la única. Esperemos, eso sí, que su vida continúe por derroteros más tranquilos y no sea el Kurt Cobain de hoy en día…

Aunque luego parecía un muy buen plan subir a la sala uno del Apolo a escuchar Fuck Buttons, no teníamos el cuerpo muy para electrónica y nos quedamos en la "2" con la sesión de Dj Coco y Corey Aquino Djs, que con clásicos y algún que otro hit nos hicieron bailar hasta cerrar.

Comentaris

Encara no hi ha comentaris. Fes el primer!

L'enquesta

Carregant...

Em critiques?

Fas un concert i t'agradaria que un dels nostres crítics vingués a escoltar-lo? Omple el formulari!