Que las niñas vengan a mí

María Zuazu 02-06-2010

Los Campesinos! + First Aid Kit + Peggy Sue

Primavera Sound 2010: Wichita Showcase

Sala Apolo, 26 de mayo de 2010

El sello británico Wichita celebraba su décimo aniversario en la Sala Apolo como parte de los fastos previos a esa gran boda gitana de la música que es el Primavera Sound con un cartel prometedor y, exceptuando a los miembros de Parchís, allí estábamos todos.

-El trío inglés Peggy Sue, grupo anteriormente conocido con diversos apellidos, fichó en noviembre por Wichita y, tras unos años de autoproducción en los márgenes de la industria, ha hecho el rito iniciático con Fossils And Other Phantoms (2010), algunas de cuyas canciones presentaron en el Apolo. De espíritu folk pero sin demasiados reparos en integrar sonoridades más poperas y juegos tímbricos sin adscripción conocida, lo más característico de Peggy Sue son las voces de Rosa y Katy, personales, bellas y con muchos registros, y el despliegue de percusión y fuerza que puede aparecer en cualquier tema. Afortunadamente y pese a las sospechas que todo grupo con coros femeninos y combinaciones instrumentales heterodoxas despierta, no tienen nada que ver con la plaga de voces lánguidas, instrumentos de juguete y horchata por sangre. Su actuación en el Apolo quedó ensombrecida porque buena parte del público andaba despistado. La gente iba entrando a ver a qué sonaba aquello (con el abono del Primavera era gratuíto) y para todos aquellos que no ocupábamos la parte delantera de la platea, meterse en el concierto fue imposible. 

-Las adolescentes hermanas Söderberg, o sea First Aid Kit, quizá en un acto de rebelión contra el efecto barra libre primaveral regalaron un extraño momento de quietud. Pidieron silencio, encendieron las luces y pasaron de la amplificación en un acto mitad reivindicación de lo auténtico, mitad ingenuo que arrancó una gran ovación a pesar de que fue sólo parcialmente respetado. No deja de ser curiosa la noción de autenticidad que invocan las FAK y que tan bien encarnó aquel momento, absteniéndose de usar licra y recuperando una cierta estética sonora pero despojándola de todo atisbo del polvo, del olor a gasolina y de todas las connotaciones políticas y poéticas que tenía el folk sesentero que reinterpretan. Ese silencio y una versión de los Fleet Foxes fueron los momentos más destacados de una actuación de nuevo malherida por las idas y venidas del público.

En el impasse entre grupo y grupo, esta inocente crítica salió a por aire (fumar) y fuerzas (caña) a un antro colindante, momento en el que hordas de abonados tomaron el Apolo completando el aforo y dejándonos compuestas y sin Los Campesinos!. Tonto el último, aunque haya pagado los 12 euros de entrada.

Comentaris

Encara no hi ha comentaris. Fes el primer!

L'enquesta

Carregant...

Em critiques?

Fas un concert i t'agradaria que un dels nostres crítics vingués a escoltar-lo? Omple el formulari!